Filatelia extrema

17 de junio, 2021 - Filatelia extrema - Comentar -

El concepto de Filatelia Extrema

José Luis Pariente


Todo comenzó cuando mi amigo Omar Carrillo me envió un mensaje por WhatsApp: ¿sabes algo de filatelia extrema? Confieso que tuve que contestarle que en mi vida había escuchado el concepto, así que, en respuesta, Omar solo me envió un lacónico enlace: https://www.instagram.com/explore/tags/xtremephilately/ 

Ni tardo ni perezoso, ya que tenía el WhatsApp instalado en mi ordenador, le di un “click” (pinché, dicen en España) al enlace y este me llevó a la página de Instagram donde se ubica el “hashtag” #xtremephilately (Figura 1).

Figura 1. Instagram. “Hashtag”#xtremephilately.

Me quedé gratamente sorprendido al ver que el concepto implicaba la combinación de dos de mis pasiones intelectuales favoritas: la fotografía y la filatelia, así que me hice el propósito de probar a hacer algo similar a los ejemplos que estaba viendo en la página. A la mañana siguiente, y aunque el día estaba un poco nublado, lo que por otro lado me proporcionaba una muy buena luz para tomas exteriores, seleccioné de uno de mis álbumes de España un sello en el que se reproducía una vista del puente romano y la catedral de Salamanca (Edifil 1876, para los filatelistas. Figura 2).

Figura 2. Sello de España.

Me dirigí, cámara en mano y trípode a la espalda, acompañado de mi esposa, -pues siempre es bueno contar con alguien con experiencia que ayude en estos menesteres-, hacia la orilla izquierda del Tormes, desde donde sabía que podría obtener una imagen similar a la que figuraba en la estampilla. Tomar una fotografía sosteniendo la estampilla ya sea con los dedos o, mejor aún, con unas pinzas filatélicas y ubicarla en la misma posición, aunque sea aproximada, ante la imagen de un edificio, un paisaje, o cualquier otra imagen que figure en el sello seleccionado, no es tarea fácil aunque uno tenga ayuda, y trataré de explicar el porqué para los que no sean muy avezados en asuntos fotográficos. 

El primer asunto importante se relaciona con la profundidad de campo. Cuando uno trata de hacer una foto en la que aparezcan dos elementos de diferentes escalas y separados entre sí por una distancia más o menos considerable, como puede ser el caso de algunos edificios, por ejemplo, es necesario utilizar aberturas de diafragma muy reducidas, pues de los contrario uno de los dos elementos saldrá fuera de foco (Figura3).

Figura 3. Catedral fuera de foco. 

Eso obliga, en muchos casos a utilizar bajas velocidades de obturación, por lo que el uso de un trípode y un disparador de cable o sincronizado se hace obligatorio. Por otro lado, la utilización del trípode permite también posicionar bien la cámara y sin que se nos vaya a mover mientras tratamos de ubicar el sello ante el visor en la posición adecuada respecto a la vista seleccionada. En mi caso, sin embargo, todas estas recomendaciones no me funcionaron muy bien. Ese día corría una brisa que hacía imposible que el sello, que sostenía Cristina con las pinzas filatélicas mientras yo manipulaba la cámara, se mantuviera paralelo al plano del objetivo. Se doblaba continuamente y, como era obvio, la imagen se veía distorsionada y fuera de foco en algunos puntos, así que, después de un par de fallidos intentos opté por utilizar un método más seguro. Tomé un par de fotografías del puente con la catedral al fondo, desde un ángulo lo más parecido posible al reproducido en el sello, recogí mi equipo y nos regresamos a casa, pensando ya en otra estrategia más cómoda y efectiva para llevar a cabo la tarea (Figura 4).

Figura 4. Vista de Salamanca desde el puente romano. 

Los sellos son superficies planas, por lo que su correcta reproducción en una fotografía implica que esté colocado en un plano paralelo al sensor de la cámara fotográfica. Esto se consigue de la mejor manera si se fija temporalmente en una pared o superficie vertical o, mejor aún, si se utiliza una mesa de reproducción con una iluminación adecuada (puede ser luz natural trabajando en el exterior o con luz artificial o dos flashes en posición de 45 grados para evitar los reflejos). En mi caso, utilicé mi mesa de reproducción con un lente macro en la cámara y así obtuve una foto del sello seleccionado (Figura 5).

Figura 5. Fotografía del sello. Vista de Salamanca. 

La siguiente tarea fue combinar la imagen tomada anteriormente en campo (vista de la catedral desde el puente romano) con la recién obtenida del sello. Y aquí fue donde entró la magia de los programas de edición fotográfica, como el Photoshop. Para alguien con conocimientos básicos de estos programas, la tarea de combinar dos imágenes es coser y cantar, así que con un par de pasos pude lograr le resultado que estaba buscando (Figura 6).

Figura 6. Imagen terminada. 

Ya tenía mi imagen de filatelia extrema, así que ahora la tarea era subirla a la red y colocarla en Instagram con el “hashtag”#xtremephilatey. Como el concepto de filatelia extrema aún no existía en Instagram, también lo creé de una vez etiquetando mi imagen con: #filateliaextrema (Figura 7).

Figura 7. “Hashtag” #filateliaextrema en Instagram. 

En resumen, trataré de contestar de manera lo más sencilla posible cinco preguntas básicas, que, por cierto, también me hizo Omar al pedirme que escribiera este artículo: 

1. ¿Qué es la filatelia Extrema? Es una categoría de Instagram clasificada con el “hashtag“ #xtremephilately, en el que figuran fotografías que combinan un sello con la imagen reproducida en la estampilla. Ahora ya existe también con el término en español: #filateliaextrema. 

2. ¿Qué herramientas necesito para poder hacerla? En principio, solo un sello, una cámara fotográfica, que puede ser incluso un teléfono móvil, y la imagen reproducida en el sello, ya sea natural o una fotografía de la misma (en mi caso, como requisito, si son fotografías todas deben haber sido hechas por mí). 

3. ¿Qué técnica uso para tomar mis fotos? En mi caso, la técnica utilizada es la que he explicado en los párrafos anteriores, pero si las condiciones de luz y ambiente lo permiten, la fotografía puede hacerse con un simple teléfono móvil sosteniendo el sello delante de la imagen seleccionadas. Lo único que hay que cuidar es que los dos planos (el del sello y el de la imagen, estén en foco). 

4. ¿En donde puedo compartir mis fotos? Puesto que este concepto se originó en Instagram, hasta donde llegan mis conocimientos, el lugar ideal para compartir estas imágenes es en Internet, ya sea en el propio Instagram o en cualquier otra de las muchas redes sociales como Facebook, Pinterest, Twitter o la que el usuario prefiera. Otras opciones pueden ser los grupos filatélicos, los mensajes por WhatsApp o cualquier medio o sistema de impresión que permita la inclusión de imágenes digitales. 

5. ¿Qué información debo incluir? La información recomendable para incluir tienen que ver con el sello, con la imagen reproducida y con los dispositivos fotográficos o técnicas utilizadas. En el sello se recomienda incluir, por lo menos, el país y el año de emisión, así como el tema o motivo reproducido. Si se desea información más completa se puede incluir el número con el que figura en el catálogo más utilizado (en mi caso, con los sellos de España, utilizo el Edifil). En el caso de la imagen reproducida en el sello, la información puede ser tan sencilla como el país y el lugar donde está ubicada o incluir datos mucho más exhaustivos como podrían ser, por ejemplo, en el caso de un edificio: el nombre, la ubicación, la fecha de edificación, el arquitecto, el estilo arquitectónico o incluso, algunos datos relevantes de su historia o importancia (Figura 8).

Figura 8. Santa María del Naranco. Asturias. España. 

En cuanto a los dispositivos utilizados, y en caso de dirigirse a un público con conocimientos fotográficos se puede incluir el tipo de cámara, los factores de exposición y si se llevó a cabo en campo o se utilizaron procesos en estudio o la utilización de programas editores. Por último, quiero recalcar que la producción de este tipo de imágenes es muy sencilla si se utilizan procesos simples como los teléfonos móviles y la toma directa en campo, sin llegar a las técnicas más complejas como las descritas en mi caso y que requieren de equipos semi o profesionales, sino que también constituye una experiencia muy satisfactorias desde el punto de vista filatélico, pues nos permite ampliar nuestros conocimientos sobre las piezas postales que estemos tratando de reproducir y, al mismo tiempo, enriquecer nuestra cultura con la investigación de las imágenes reproducidas. 

Santa Marta de Tormes, mayo de 2021.

Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 6 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías